SLEEP WRITING-Mar Gómez.

¿Qué es el Sleep Writing?

Es una de las herramientas más sencillas e interesantes para crear un concepto o encontrar la solución a un problema empresarial.  Su peculiaridad es que se basa en aprovechar el poder creador del sueño. Se trata de dejar que el subconsciente halle la solución al problema que se plantea. Esto resulta más sencillo al estar liberado de los bloqueos propios del estado consciente.

Para utilizarla, los profesionales deberán reunirse y hablar sobre el problema o la idea en cuestión.

Tras debatir sobre el problema y sugerir algunas propuestas volvemos a casa con el problema en la cabeza. Después de cenar –se recomienda algo ligero-, colocamos una libreta y un lápiz junto a la cabecera de la cama y nos vamos a acostar. Es necesario que en ese tiempo hayamos estado reflexionando sobre las propuestas. Puede ser crear un logo identificativo, realizar algún evento virtual… A diferencia de otras técnicas, se realiza de forma individual.

¿Cómo se práctica?

De la forma más natural y sencilla. Ya acostados y antes de dormir, repetimos varias veces lo que queremos encontrar. Por ejemplo: quiero encontrar la solución al problema X…

Los sueños y las pesadillas son el reflejo de nuestras preocupaciones diarias en el subconsciente. Por ello, si a lo largo del día y antes de quedarnos dormidos, pensamos en la misma cosa –en este caso, el problema-, seguramente se refleje en el sueño.

Cuando nos despertemos, anotamos en la libreta todo lo que hemos soñado, sentido y experimentado. Puesto que el cerebro trabaja mientras dormimos, es probable que en el sueño encontremos la respuesta al problema. Sino, en su defecto, podremos dar con la herramienta para solucionarlo.

Un consejo es organizar sesiones de grupo por la tarde. Han de hacerse pocas horas antes de irse a la cama. En ellas se plantea el problema y se debaten las posibles soluciones entre todos los miembros del equipo.

Otra técnica bastante utilizada es la de analizar nuestros sueños. Para ello conviene decirlos en voz alta, aunque el sentido que le hayamos dado no sea el más habitual. He ahí la dificultad de esta técnica creativa. Averiguar por qué nuestro subsconciente ha elegido ese enfoque para abordar el problema.

¿Resulta efectiva?

No es una de las técnicas creativas más convencionales. Ni tampoco 100% eficaz. Ello se debe a que depende de factores como la calidad del sueño o que nos despertemos a tiempo para recordarlo.

Por tanto, el período de tiempo que transcurre entre la visualización  de la información y el quedarnos dormido es vital.

Aunque pueda sonar a broma, ésta es una de las técnicas creativas más utilizadas por grandes artistas. Un ejemplo de ello es Dalí

Truco interesante

Ante el inconveniente de no recordar lo soñado, una técnica es acostarse en una postura cómoda, con un objeto metálico en la mano dirigido hacia el suelo. A continuación has de centrarte en el problema e ir relajándote. Poco a poco te irás quedando dormido. Está comprobado que el cerebro entra en su fase creativa a los quince o veinte minutos desde que uno está dormido. Durante ese tiempo te habrás relajado lo suficiente como para que tu mano ya no sostenga el objeto. El ruido de éste al caer contra el suelo funcionará como un despertador. Después sólo has de apuntar lo primero que tengas en la cabeza. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *