¿CONOCES LA CONOCIDA TÉCNICA DENOMINADA «SLEEP WRITING»?

¿No sabes qué es el «Sleep writing»?

Es una de las herramientas más sencillas e interesantes para crear un concepto o encontrar la solución a un problema empresarial.  El principal objetivo de esta es aprovechar el poder creador del sueño tratando de dejar que el subconsciente halle la solución al problema que se plantea.  Además se trata de una técnica destinada a desarrollar nuestra creatividad y potenciar la originalidad. A diferencia de la mayoría de las técnicas creativas, el Sleep Writing se realiza de forma individual. Sin embargo, la experiencia se comparte con el grupo, con el objetivo de desarrollarla y madurarla.

¿Cómo llevarla a cabo?

El sujeto que quiera usar esta técnica deberá acostarse y antes de dormir, repetir varias veces lo que queremos encontrar. Por ejemplo: quiero encontrar la solución al problema X…

Por lo general, cuando dormimos, solemos soñar. Los sueños y las pesadillas son el reflejo de nuestras preocupaciones diarias en el subconsciente. Por ello, si a lo largo del día y antes de quedarnos dormidos, pensamos en la misma cosa –en este caso, el problema-, seguramente se refleje en el sueño.

Cuando nos despertemos, anotamos en la libreta todo lo que hemos soñado, sentido y experimentado. Puesto que el cerebro trabaja mientras dormimos, es probable que en el sueño encontremos la respuesta al problema.

Un consejo frecuente y aplicable a esta modalidad de técnicas creativas es el de organizar sesiones de grupo por la tarde. En todo caso, han de hacerse pocas horas antes de irse a la cama. En ellas se plantea el problema y se debaten las posibles soluciones entre todos los miembros del equipo.

¿Resulta efectiva o es tan sólo un mito de grandes genios?

No es 100% eficaz puesto que depende de factores como la calidad del sueño o que no despertemos a tiempo para recordarlo.

Por tanto, el período de tiempo que transcurre entre la visualización  de la información y el quedarnos dormido es vital.

Dalí utilizaba una variante de esta técnica: se adormecía en el sillón con una cucharilla en las manos de forma que, cuando quedara adormecido, la cucharilla se le cayera al suelo y el ruido lo despertara. Así intentaba que el sonido le interrumpiese en una fase imaginativa del sueño, como ayuda a la creatividad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *