Pensamiento lateral – Noelia

El pensamiento lateral se basa en el distanciamiento de los caminos mentales tradicionalmente recorridos. Se acude a métodos y técnicas que normalmente no se asocian al pensamiento organizado, como son las provocaciones, que son una suerte de «juegos» mentales destinados a buscar vías alternas de razonamiento.

El pensamiento lateral se sustenta en cuatro elementos básicos o fundamentales:

  • La comprobación de las suposiciones: es similar a los que se entiende por “mantener la mente abierta”, desconfiar de los valores, los prejuicios y los razonamientos previos.
  • La formulación de las preguntas correctas: antes de enfocarnos en la solución debemos hallar las preguntas y saber qué tipo de respuesta se necesita. A continuación, se plantea con una perspectiva inversa, pensar en la pregunta y no la respuesta.
  • La entrada de la creatividad: el cambio y las perspectivas creativas son valoradas por el pensamiento lateral, ya que incorpora elementos que normalmente no pertenecen al conjunto, se pueden iluminar nuevas zonas, hallar una nueva dinámica o simplemente brindar un nuevo enfoque o perspectiva.
  • El pensamiento lógico: la deducción lógica, rigurosa de pensamiento y la capacidad de interpretación son el núcleo activo del pensamiento lateral, que conduce a perspectivas creativas o razonamientos alternativos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *