Técnica de Moliere – Gabriela Gómez

Esta práctica creativa se basa en la la búsqueda de otro punto de vista más objetivo o muy distinto al propio mediante la búsqueda de dicha información de una forma externa, adquiriendo dicha información de aquellos que nos rodean.

Usualmente, cuando viene alguien de afuera que no tiene nada que ver con lo que necesitas que aparezca, puede dar en el blanco. Es así porque su mirada sin involucramiento ni exceso de información no está “contaminada” por las creencias y prejuicios que la sociedad y nuestro alrededor nos impone. Cuanta más diversidad apliques en esta persona externa, mejor será el resultado. Incluso puedes comparar, por ejemplo, cómo procedería un niño, un adolescente, un adulto y un anciano sobre el mismo tema, y a raíz de estos distintos puntos de vista se puede ver una misma cosa desde perspectivas contrarias o únicas y eso nos hace tener un abanico mayor para la hora de crear, aprender, llegar a conclusiones, etc.

Gracias a diferentes pensamientos, maneras de interpretar cierto tema u objeto podemos unirlos todos y sacar una conclusión final o, quizás, analizar independientemente cada pensamiento y aceptar y coger de cada uno las ideas más importantes. La variedad siempre ofrece una infinidad de posibilidades.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *